Logo Loading

En un mundo en el que las temáticas medioambientales ya son parte de la agenda instalada de gobiernos, organismos no gubernamentales, empresas y comunidades, todavía hay mucho por hacer y decir para que todos asumamos un compromiso real con la protección de nuestro planeta.

La importancia de ese aporte individual para generar los cambios que se necesitan fue el foco de las participaciones que la semana pasada tuvieron dos exploradores de National Geographic en Bioweek, el evento digital sobre sustentabilidad en América Latina organizado por Bioguía. Junto
a Gael Almeida, Directora Regional para Latinoamérica de National Geographic Society, los activistas y exploradores Diego Ponce de León y Agustina “Tati” Besada destacaron la importancia de la ciencia y acciones comunitarias, colocando a los ciudadanos al frente y al centro de las iniciativas para la protección del medio ambiente. “Como decimos en National Geographic, todo lo que haces cuenta. El gran desafío que tenemos es transmitir un mensaje y ayudar a la gente a tener más información para que cada uno de nosotros seamos más conscientes de que nuestras acciones tienen un impacto en el ambiente”, explicó Gael Almeida.

Con más de 200 proyectos de exploradores de National Geographic activos actualmente en Latinoamérica, la marca está fuertemente comprometida para apoyar a personas que generen el tan necesario cambio que el planeta necesita: científicos, conservacionistas, storytellers, educadores y tecnólogos que utilizan el poder de la ciencia, la exploración, la educación y la narración de historias para iluminar y proteger las maravillas de nuestro mundo, inspirar y crear conciencia.

Llamado a la acción
¿Pero qué podemos hacer como ciudadanos para contribuir a ese cambio? Ponce de León y Besada coincidieron en que es mucho lo que podemos aportar. Desde sus respectivas áreas de experiencia –tecnología y sustentabilidad en el caso de Ponce De León y “desplastificación”, en
el caso de Besada- compartieron consejos prácticos para poner en práctica. Entre otros, mencionaron la importancia de comer menos carne que ayudaría a disminuir la deforestación y nuestras emisiones de CO2; reducir el consumo energético apagando los aparatos eléctricos que no se utilizan, secando la ropa naturalmente en vez de utilizar los secarropas y acumulando ropa sucia para hacer menos uso del lavarropas; y “desplastificarnos”, evitando el consumo de plásticos que no necesitamos, especialmente los de un solo uso.

Denunciar y descubrir
Otra de las maneras en que los ciudadanos pueden aportar al cambio es a través de espacios digitales como el Observatorio Digital de Justicia Ambiental, una plataforma desarrollada por Ponce de León para denunciar anónimamente situaciones de contaminación en comunidades y
ciudades, o unirse a aplicaciones como iNaturalist cuya versión Colombia es Naturalista, que promueve la ciencia ciudadana permitiendo que las personas registren y compartan la biodiversidad a su alrededor, y luego científicos de todo el planeta ayudan a identificar las especies que se van documentando con el tiempo.

Además, Ponce de León compartió información sobre algunos artefactos tecnológicos que se pueden adquirir online y permiten monitorear índices de contaminación mientras caminamos, o registrar las emisiones de dióxido de carbono de nuestros vehículos mientras manejamos.

Por su parte, Besada destacó el poder de los jóvenes en la cruzada medioambiental por su poder de activismo y su llegada directa a los adultos con los que conviven. A través de Desafío Unplastify Escuelas, que este año se estará desarrollando en modalidad virtual con apoyo brindado por The Walt Disney Company Latin America, Besada busca involucrar a los
estudiantes en la problemática de los plásticos en el océano y hacerlos partícipes de la creación y la implementación de estrategias de “desplastificación”. “Si les damos herramientas de acción, de gestión de proyectos, los jóvenes se dan cuenta de que eso tiene un poder en sí mismo, que ellos también pueden ser ‘accionadores’ de los cambios que quieren ver”, subrayó Besada.

“En definitiva, se trata de ser curiosos”, comenta Ponce de León, y agrega: “La curiosidad es la herramienta más importante porque es la que nos lleva a obtener datos, a conocer nuestro planeta, y por lo tanto a accionar para protegerlo. Hoy, más que nunca, saber es poder”.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *